Parte de vendimia 2013

Ha llegado el mes de agosto y una vez más comienza la vendimia en Bodegas Coloma con la misma ilusión y espíritu de superación para elaborar el mejor vino posible en base a nuestro clima y nuestra uva. En nuestro caso la calidad viene “impuesta” por el saber hacer de nuestra viticultora, bodeguera y enóloga: Amelia Coloma.

Según Amelia, la vendimia de este año ha venido retrasada en unas dos semanas debido a las abundantes lluvias y bajas temperaturas de la primavera. En general ha sido un año complicado, con maduraciones algo perezosas según la variedad de uva y rendimientos muy variables; pero el estado sanitario de nuestro viñedo es excelente y ello es sin duda lo que marcará la calidad final de los vinos.

Las primeras variedades en cosecharse han sido Pinot Noir y Moscatel, con las que elaboramos el Coloma Rosado y el Coloma Muscat.

La vendimia de las uvas blancas y en espaldera  se realiza por la noche desde las diez u once hasta las 7 de la mañana, aprovechando así las temperaturas más frescas para que la uva llegue en perfecto estado.

En el caso de las viñas en vaso, la vendimia se hace con los primeros rayos de sol en torno a las 6 de la mañana y hasta las 11, para también evitar en la medida de lo posible las horas más cálidas del día.

La vendimia ha transcurrido, no sin nervios, sobre todo ante las amenazas constantes de granizo que sacudieron la ribera del Guadiana a mediados y finales de septiembre. “No nos afectó por poco”, señala Amelia Coloma, que recuerda cómo otros cultivos de frutales quedaron casi arrasados a apenas 10 kilómetros del viñedo. Este es un fenómeno meteorológico al que están más acostumbrados en Ribera del Duero y Rioja pero en Extremadura no nos suele afectar gracias a que nuestra cosecha es más temprana.

Han sido por tanto momentos de tensión por la actividad frenética, tan intensa en viñedo y bodega. La vendimia es como un examen final en donde el enólogo se la juega; es una profesión con continuas reválidas; que se ven compensadas con el vino, esa pieza de arte en la que el enólogo ve reflejado todo el esfuerzo de un año.

De la cosecha 2013 podemos finalmente concluir que ha sido buena pero no apta para impacientes. Con maduraciones lentas y una producción menor en variedades tintas, pero de gran calidad en su conjunto; esperamos que la vendimia 2013 pueda ser recordada por su calidad.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR